jueves, 20 de diciembre de 2018

Un druida en la mochila: la Fiesta de Yule


Yule, el solsticio de invierno

La temporada de caza de Odín, montando el caballo gris de ocho patas llamado Sleipnir, comenzaba la víspera de Samhain y se terminaba con la cabalgata salvaje en el cielo nocturno de la noche más larga del año. Era la fiesta de Yule, término con el que se designa el momento en que la rueda del año está en su momento más bajo, preparada para subir de nuevo.



El principal rito en estas fiestas era la quema del tronco de Yule en honor del nacimiento del nuevo sol. De esa tradición proceden los troncos de chocolate que hoy en día se comen en Navidades. El tronco es especialmente seleccionado por el druida, quien se comunica con los árboles para pedirles permiso y saber cuál es el adecuado para ser el leño de Yule. Una vez escogido se tallaban en su superficie símbolos sagrados relativos al renacimiento, figuras masculinas y el Sol. Comúnmente de pino o roble, el árbol sagrado para los celtas, se cortaba en el anterior Yule y se guardaba cuidadosamente.


También era común sacrificar una cabra en honor a Thor (el dios de trueno nórdico conducía un carro tirado por dos machos cabríos de los que podía alimentarse y siempre revivían). La cabra era una ofrenda y terminó convirtiéndose en un símbolo de esta fiesta pagana, la que portaba las ofrendas o regalos.


Para celebrar Yule hoy en día, es necesario hacer una limpieza de la casa. Sacar todo aquello que ya no nos es útil, y ordenar cada rincón con esmero. Después, se pone el altar de Yule. El mantel del altar debe ser blanco, y sobre el podemos colocar las ofrendas, velas blancas, una guirnalda para representar la rueda del año y cualquier símbolo solar que nos parezca apropiado. También es posible usar otros colores sobre el altar, como son el rojo, el verde y el dorado.

La comida tradicional de Yule, suele ser carne acompañada con manzanas y nueces. Se puede preparar un rico ponche (bebida) mezclando sidra de manzana, té de canela y té de jamaica. El incienso puede llevar agujas de pino, madera de abeto, cedro, mirra, romero, hiedra seca y clavo. Si no nos es posible usar todos los ingredientes en la misma receta, al menos hay que incluir las agujas de pino, las cuales son fáciles de conseguir.



Teniendo todo listo, hay que esperar la noche del 21 de Diciembre para encender el incienso y nuestras velas blancas, y si es posible, dejar arder una junto a la ventana durante toda la noche, en espera del nacimiento del Sol. Algunas personas no duermen y esperan la llegada del amanecer para darle la bienvenida. También podríamos irnos a la cama y despertar una hora antes de la salida del Sol.

Para el druidismo el Yule además significa la época de mayor cantidad de poder energético, ya que toda la energía del anterior ciclo muere y renace lista para estrenar, por lo que en esta época los rituales mágico-míticos, tienen mayor importancia y son más numerosos.



En esta época las actividades mágicas están relacionadas con el fuego, en hogueras y el sol, (el fuego en la cultura celta no es considerado uno de los elementos naturales, sino una especie de catalizador que se encuentra en todos)

El fuego lo podemos hacer dentro de un círculo, de piedras, por ejemplo, o en la chimenea. Llamaremos a nuestros guías, animales de poder, ancestros… y encenderemos la hoguera. Si podemos ir a a un bosque a buscar leña caída de manera natural, mejor. Por la leña cogida deben dejarse unas semillas o piedras bonitas en señal de agradecimiento.



Cantaremos una canción para honrar al fuego de Yule, acompañados de un tambor o lo que tengamos a mano para acompañar.

Los rituales de amor, paz y felicidad son específicos de esta época, además es la época de mayor importancia para los oráculos ya que podrían determinar la cantidad y calidad de las cosechas, entre otros.

Los antiguos celtas creían que el árbol representaba un poder, y que ese poder protegía y ayudaba al árbol. Por ello, en invierno adornaban los árboles con guirnaldas y lazos como símbolo de esperanza, pues no tenían hojas ni flores.

También podemos decorar la casa con muérdago, para la protección de puertas y ventanas, y trenzas celtas, con las que adornaremos el árbol de Yule. Para ello necesitamos tres cordeles (dorado, verde y rojo), un aro de madera pequeño y un cascabel. Anudaremos al aro los tres cordeles, les trenzaremos y al final colocaremos el cascabel.



Una vez acabado todo, cerramos, despedimos a todos los seres agradeciéndoles su apoyo y, a descansar.

Otras festividades relacionadas con el solsticio de invierno:

·  La Navidad, Hace referencia al nacimiento del niño-dios, declarado el 25 de diciembre. El nacimiento de Jesucristo simbolizaba también la victoria de la luz sobre la oscuridad, y en la actualidad se celebra con cenas en familia y regalos además de los típicos villancicos y la misa del gallo..
·       Papá Noel, Santa Claus, Viejito Pascuero, Colacho o San Nicolás son los nombres con los cuales se conoce al personaje legendario que según la cultura occidental trae regalos a los niños por Navidad. Es un personaje inspirado en un obispo cristiano de origen griego llamado Nicolás, que vivió en el siglo IV en Anatolia, en los valles de Licia (en la actual Turquía). Era una de las personas más veneradas por los cristianos de la Edad Media, del que aún hoy se conservan sus reliquias en la basílica de Bari (Italia).


·       Beiwe. En el norte de Europa los lapones celebran el solsticio con el culto a la diosa Beiwe, protectora del Sol, la cordura, la fertilidad y la salud.
·       Amaterasu. En Japón tienen la leyenda de Amaterasu, la diosa del sol
·       Saturnales. En la Roma antigua tenía lugar una festividad en honor del dios Saturno (dios de la agricultura), conocida como las Saturnales.
·       Dezao. En Pakistán, el pueblo de kalash celebra el solsticio de invierno con la vuelta de Dezao, el ser supremo.
·       Solsticio de invierno: Celebraciones y tradiciones
·    En la antigua Persia, según la tradición, en el solsticio de invierno las fuerzas de Ahriman (personificación del mal) están en su máximo apogeo. Pero al día siguiente, su hermano, conocido Ahura Mazda (dios del sol y Príncipe del bien) empieza a gobernar. Los días son cada vez más largos que las noches, y eso simboliza la victoria del Sol sobre la oscuridad.
·   El Olentzero es un personaje de la tradición navideña vasca. Se trata de un carbonero mitológico que trae los regalos el día de Navidad en los hogares de Euskal Herria.


·       Apalpador o Pandigueiro es un personaje de la tradición navideña gallega. Se trata de un carbonero mitológico que según indica la tradición baja la noche del 24 o 31 de diciembre, a tocar el vientre a los niños para ver si han comido suficientemente durante el año, dejando un montón de castañas, eventualmente algún regalo y deseándoles que tengan un año nuevo lleno de felicidad y comida.
·    Tió de Nadal. Es una tradición navideña asentada especialmente en Cataluña.​ La variante más extendida consiste en tomar un tronco, leño o rama gruesa, dejarle comida cada noche y taparle con una manta para que no pase frío. El 24 de diciembre, los niños de la casa lo golpean con bastones mientras cantan, para que defeque regalos y dulces por debajo de la manta al día siguiente.


·       EZangarrón, un demonio vestido de paja aterroriza cada invierno a los habitantes de Sanzoles del Vino, en Zamora.
·       Los Carochos de Riofrío de Aliste (Zamora), demonios con colmillos de jabalí.
·       Procesión de las gavillas en Tamurejo (Badajoz). Tiene lugar en Nochebuena, el 24 de diciembre tras la Misa del Gallo. Todos los vecinos salen en procesión portando las llamadas Gavillas. Se encienden en la Plaza de la Iglesia y se inicia la procesión por todo el pueblo. Tras ella, marchan tambores, panderetas y campanas que acompañan las coplas y villancicos.



Fuentes

ADIVINATORIA: Yule en la antigua tradición nórdica. Disponible en https://www.adivinario.com/magia_421_Yule_nordica.php [consultado el 16 de diciembre de 2018]
ASI HIDALGO: Yule, solsticio de invierno. En blog Hijas de la Tierra. Disponible en https://www.hijasdelatierra.es/blog/yule-solsticio-de-invierno/ [consultado el 16 de diciembre de 2017]
AYUNTAMIENTO DE LA CORUÑA: El solsticio de invierno. Disponible en http://teleformacion.edu.aytolacoruna.es/SOLSTICIO/document/index.html [consultado el 16 de diciembre de 2018]
DOMÍNGUEZ BARAHONA, Simón: Yule, el solsticio de invierno. Publicado en el blog Las alas del viento el 15 de diciembre de 2012. Disponible en . http://cultura-arte-y-todo-lo-demas.over-blog.es/article-yule-el-solsticio-de-invierno-113498055.html [consultado el 16 de diciembre de 2018]
FRANKY CIBORG: Navidades al estilo pagano. 20 diciembre 2012. Disponible en http://templo-kaori.blogspot.com/2012/12/fiesta-de-yule.html [consultado el 16 de diciembre de 2018]
MEIGA CELTA: Yule celta. Disponible en http://tiendameigacelta.blogspot.com/2013/12/yule-celta.html [consultado el 16 de diciembre de 2018]